14 jun. 2010

Viviendas de Seguros La Estrella, centro neurálgico de la belleza

El artículo de hoy, además de formar parte del homenaje preparado para el centenario de la Gran Vía, está dedicado a las bellezas madrileñas de otros tiempos -mejorando lo presente-, a su elegancia y porte, que tuvo que ser apteósico en aquellos años locos de nuestra vía.

De regreso de sus vacaciones en Cercedilla, Gedeón continúa relatando la historia de los edificios de la Gran Vía. De momento hemos visitado el edificio de la Gran Peña, el Casino del Ejército, las casas del conde de Artaza y las de Giralt Laporta.

Nuestro protagonista nos lleva hoy hasta uno de los edificios de la Compañía de Seguros 'La Estrella', ubicada en el número 7 de la Avenida de conde de Peñalver, dedicado a viviendas de alquiler.

Viviendas de alquiler de Seguros 'La Estrella'
Ficha Técnica - Vídeo




Son tres los edificios de Seguros La Estrella que conviven en la Gran Vía, siendo éste el último construido e inaugurado el 10 de octubre de 1922.

Su solar había sido en otros tiempos el Palacio de Masserano (embajador de Carlos III en Londres y París), y lugar donde pasará su infancia Victor Hugo en tiempos de Pepe Botella (José I Bonaparte).
Posteriormente se trasladó allí la 'fonda de Genyeis', frecuentada por Larra, y en la que Rossini compuso la primera versión de su Stabat Mater, estrenado en la desaparecida iglesia de San Felipe el Real el Viernes Santo de 1832.

Según Pedro de Répide, el mismo edificio también fue sede desde su fundación y durante mucho tiempo del Heraldo de Madrid, acogiendo después un teatrillo para aficionados llamado Salón Zorrilla, que permaneció casi hasta su derribo para construír la Gran Vía.  

Comenzamos el relato.

GEDEÓN: -Que bien lo he pasado en el hotelito de Cercedilla, amigo mío. Como era de esperar, el cuarenta de mayo se presentó cuando estaba entrando en Madrid por Villalba.
Me he quedado con las ganas de ver el pregón de la verbena de San Antonio, que para eso llegué, pero mi cuerpo ya no está para tantas humedades.
-

Le prometí que a mi regreso hablaríamos de la casa de Ocharán, más conocida como edificio Grassy, sin embargo, como aún estoy hipnotizado por la belleza de mi querida 'Preciosilla', voy a hablarle de las hermosuras que transitaban por Gran Vía.

Debo aclarar que lo del hipnotismo nada tiene que ver con el perfume que utiliza mi dama; fragancia muy sugerente que embriaga, pero no droga más que sus ojos.

Cocaína en Flor se llama este elixir, primera capa de cebolla de las tantas que las féminas ponen sobre su cuerpo, y que en su momento perfumó esta Gran Vía produciendo no pocas tortícolis en los caballeros.

¿Recuerda la visita que hicimos al bar PIDOUX?
Bien, pues hacia allí vamos ahora, al antiguo número 7 de conde de Peñalver, para ver un desfile de señoras y señoritas.

Como pudo comprobar, cuando hablamos con mi amigo Perico, la clientela femenina del PIDOUX era de gran belleza, pero no es ahí donde vamos sino a dos espacios del edificio donde habita la elegancia y el coqueteo.

Conocerá las famosa Casa Lacoma y el Consultorio de belleza Vasconcel.



Margarita Lacoma era una gran modelista madrileña, muy vinculada a los armarios de las damas distinguidas, y una mujer emprendedora que de una humilde tienda pasó a tener una Sociedad Anónima de fuerte capital que basaba su éxito en la creación de modelos elegantes, originales y económicos.

Inauguró sus Salones de moda en la Gran Vía en el año 1925. Aquí tengo la revista que da cuenta de aquel acontecimiento (puedes ver la revista pinchando aquí)

Margarita Lacoma, fundadora de Casa Lacoma, en una fotografía de 1934
Nada tenían que envidiar sus diseños a los parisinos, por eso se decía que después de las parisienses la mujer española era la que mejor vestía, la más distinguida y la de de mejor gusto y aire señorial. En pocas palabras, ¡la mujer española sabía llevar los vestidos! (ver revista 'Crónica' del 23 de octubre de 1932)

Amasó fortunas la modistilla; tal es así que en 1929 se construía para ella un hotelito tipo francés en la Ciudad-Jardín Metropolitana a cargo del famoso contratista Mariano Cernuda, conocido por sus trabajos en edificios de la Gran Vía, el frontón Jai-Alai, y otros tantos, encargados por arquitectos de la talla de Otamendi, Mendoza Ussía, Arzadún, Zuazo, Rubio, Aragón, Lorite y otros.

¡Jesús!
Parece que se ha pillado usted un buen catarro con estos cambios de temperatura. 
Tenga, oiga; tome una pastilla ASPAIME, que son muy buenas para la tos. 
La caja cuesta una peseta, y en las principales farmacias le regalan una de muestra por la compra.
Siempre llevo una cajita en el bolsillo por si me viene la carraspera.

Bueno, amigo mío, ya llegamos.
Vamos a recorrer la Casa Lacoma S. A. y verá que féminas más bonitas conocemos; sean clientas o modistillas, la belleza de la mujer madrileña no hace distinciones ni se mide por alcurnia.

Lacoma organizaba desfiles muy sonados en la Villa y Corte; algunos en sus salones y otros en hoteles como el Ritz o el Palace. Además tenía un programa de radio, como lo tuvo también Chicote.



¿Qué le ha parecido? Interesantes señoras, ¿verdad?
Pues ahora verá usted unas cuantas señoritas que cuidan su cutis con los productos Vasconcel, de D. Roberto Chauveau Vasconcel y familia, que tenían la tienda en la calle Peligros número 10 antes de trasladarse a la de conde de Peñalver.


Muchos más eran los productos de belleza de los consultorios de belleza Vasconcel; aquí tiene algunos:



Don Roberto era artista y a él se deben las ilustraciones de muchas publicidades de sus productos; era un buen escultor, aunque para muchos era un alquimista y para las féminas "un  profesor de belleza".
Tenga en cuenta que al Consultorio de belleza Vasconcel venían las 'misses' que se preparaban para el gran certamen de belleza de España y de Europa.




Mi amigo Perico Chicote aprovechaba las oportunidades para organizar cocktails en el consultorio cuando venían las misses -recuerde que el PIDOUX estaba en la planta baja-, de hecho muy famoso era su cocktail  'Vasconcel', creado en 1934.


En las fotos que verá ahora aparecen 'misses' de los años 30 y una profesional del maquillaje y el cuidado del cutis, la señorita Emilia Vasconcel.



Viviendas de alquiler de Seguros La Estrella




Proyecto: Jerónimo Pedro Mathet Rodríguez (1919 - 1922)
Reformas posteriores: Fernando Otero Carrasco y Francisco Merino García (1990 - 1995) - Emilio Gamir Casares (2001)
Año de construcción: 1919 - 1922
Detalle: Actualmente el edificio está destinado a oficinas de la Consejería de Educación de la CAM.
Descripción: monumentamadrid (Ref. 02280)
 
Planos















No hay comentarios: