17 abr. 2010

La vida en la antigua Red de San Luis

Relacionamos la Red de San Luis con aquel templete, obra de Antonio Palacio, que conducía a la estación del Metropolitano. 
Zona de Madrid donde confluían cinco calles, la de Fuencarral, Hortaleza, Montera, Jacometrezo y Caballero de Gracia, y lugar donde desde muy antiguo se encontraba una monumental fuente de agua potable, que más tarde sería sustituída por la de los Galápagos.
Debido a la gran circulación de carruajes y peatones, y el inconveniente que creaba, la fuente será trasladada al Parque de El Retiro en 1879.


Estuvo ubicado en la Red de San Luis el enorme torreón metálico de Unión Radio y Compañía  Telefónica, desde donde se distribuían las diferentes líneas, bien por vía aérea o por los cables de Telefónica.



Digamos que de la historia antigua de esta red, lo que hemos contado es lo más moderno.

La vida en la antigua Red de San Luis
Se dice que en la Red de San Luis todos los días se recogían cadáveres que quedaban abandonados por sus matadores, bien en lucha caballeresca, bien a traición por puñalada de navaja albaceteña.


Algunos cronistas madrileños aseguran que era una especie de redil donde desde muy antiguo un pastor encerraba allí sus ovejas y cabras.
Dicen también que allí se metían los panaderos de la Villa y algunos carniceros para evitar el hurto de panes y carnes en los revuelos que se montaban por los discursos sagrados que desde un púlpito de madera lanzaba un fraile Premostatense.

También se dice que el significado de su nombre viene de las innumerables redes que los vendedores de bufandas, mantas, trajes y demás prendas, colocaban sobre ellas para evitar el robo.

A través de los anuncios del Diario Noticioso Universal podemos hacernos una idea de la vida madrileña en torno a la Red de San Luis. Así, en el año 1760, nos cuenta:


En la búsqueda de información hemos encontrado una variada lista de anuncios de este tipo. Resulta curioso ver la cantidad de cosas que se perdían en aquella zona, lo que puede apuntar a reclamos falsos con la intención de promocionar los negocios y profesiones de la zona.


De este aviso se desprende que había un Mesón llamado 'de la Gallega' y frente a él una Taberna.
Así hemos adivinado muchos datos sobre la Red de San Luis desde mediados del siglo XVIII hasta principios del siglo XIX.

1760
Había un Maestro Sastre, llamado Francisco España, que vivía en el cuarto segunda de una casa, junto a la del Ebanista, y frente a la Carnicería.
Vivía en la Red de San Luis el Párroco Sacristán de los Escoceses.

1761
Había una Vidriería junto al Cuartel de Inválidos, y encima de ella un sugeto que anunciaba:


1764
Estos anuncios nos dicen que había una Botica y una pulcra Calcetera


1765
Un aviso nos dice que allí vivía el Sr. D. Juan Nobales, Regidor de la Villa de Madrid.


1772


1786


1799
También había una administración de lotería.



1806



Y así podríamos seguir, adivinando el ambiente madrileño de aquellos tiempos y que el siglo XX fue desmantelando para dar paso a la modernidad.

De todos aquellos comercios y esos nombres que hoy tienen su pequeño protagonismo en este blog, hay uno que merece más que unas líneas, Isabel de Cervantes y Saavedra.

La hija de Miguel de Cervantes en la Red de San Luis

11 abr. 2010

Carlos Velasco y Peinado, precursor de la Gran Vía

Muchos nombres se han dicho durante nuestro recorrido, todos de gran relevancia.
De todos ellos, el de Carlos Velasco y Peinado adquiere fundamental importancia por ser el precursor del "Proyecto de prolongación de la calle Preciados".

La imagen inferior muestra la calle de Alcalá a principios del siglo XX. Aún no estaba construído el edificio Metrópolis (1906) y es visible el callejón que se adentraba al enjambre de callejuelas.


Antecedentes
El proyecto de ensanche de Madrid diseñado en 1860 por los arquitectos Carlos María de Castro y Carlos Ibáñez de Ibero, albergaba la necesidad de una vía que uniese el noroeste con el centro de Madrid, y que facilitara el tránsito por las callejuelas hasta dicho centro.

José María de Castro era Inspector de primera clase de Caminos, Canales y Puertos, y Presidente de la Junta Consultiva del Ministerio de Fomento. Se jubiló en 1881.

En la última mitad del siglo XIX se realizarán en Madrid grandes reformas, entre ellas la de la Puerta del Sol y la posterior prolongación de la calle de Preciados hasta la Plaza del Callao.

En 1862 la Junta Consultiva de Política y Ornato del Ayuntamiento elaborará un proyecto para prolongar la calle Preciados hasta la Plaza de San Marcial (Plaza de España).

Carlos Velasco y Peinado, precursor de la Gran Vía
En 1867 recibirá el título de Arquitecto D. Carlos Velasco y Peinado, según reza en esta noticia de la Revista de Bellas Artes e Histórico-arqueológica del 8 de diciembre de ese año.


El 3 de marzo de 1868 será aprobado el Proyecto de prolongación de la calle Preciados que encargára el Ayuntamiento al flamante arquitecto Velasco y Peinado.
Dicho proyecto, el primitivo, y sobre el cual hicieran futuras rectificaciones los arquitectos Sallaberry y Octavio, hubiese mostrado una Gran Vía distinta a la que hoy conocemos.

Así era aquel proyecto:

Alineación:
El proyecto Velasco es de alineación recta con una longitud de 1.201 metros, desde la calle de Alcalá hasta la Plaza de las Capuchinas (hoy Plaza del conde de Toreno), quebrando en un ángulo no mayor de 175º en la gran plaza formada a su encuentro con la calle de la Corredera.
Desde la Plaza de las Capuchinas, formando una gran plaza y describiendo una gran curva de desarrollo, vuelve formando un ángulo no mayor de 125º, para desembocar en la Plaza de San Marcial (Plaza de España) con otra gran plaza circular.

Rasante:
Desde la calle de Alcalá hasta la de Fuencarral, 3 metros 5 centímetros por 100.
Desde la calle de Fuencarral hasta la de Pizarro, 1 metro 40 centímetros por 100.
Desde la calle de Pizarro hasta la Plaza de San Marcial, 4 metros 40 centímetros por 100.

Latitudes:
Un ancho uniforme de 25 metros en toda la longitud y cuatro grandes plaza normales al trazado de la vía.

Las aceras serán de asfalto, de un ancho de 5 metros cada una y con filas de árboles.
El ancho de la vía será de 15 metros, con una franja central de 5 metros adoquinada con adoquín de basalto para el tránsito de carruajes pesados, y dos laterales de 5 metros cada una pavimentadas con asfalto.
El alumbrado estará compuesto de una doble fila de farolas triples y una fila de columnas centrales.

Basándonos en esta descripción, y sin haber conseguido el plano original, ilustramos el proyecto de Velasco y Peinado con un vídeo. Sabrán disculpar nuestra osadía, puesto que no somos arquitectos y nos basamos en escritos.


Obras de Velasco y Peinado
Madrid guarda un importante patrimonio de edificios entre los que se encuentran algunos proyectados  por este arquitecto. Son obras de gran calidad arquitectónica.

Iglesia de San Fermín de los Navarros
El proyecto, que se eligió entre cinco presentados a concurso restringido, lo redactaron los arquitectos Eugenio Jiménez y Carlos Velasco y Peinado, quien falleció al poco tiempo de iniciarse las obras. Durante la construcción Jiménez realizó algunos cambios sobre el proyecto original, al que se concedió licencia de tramitación abreviada "por ser construcción de importancia". Fue inaugurado el conjunto en julio de 1890. Su exterior está en relación con el mudéjar toledano pero su interior es neogótico. El proyecto del retablo es del arquitecto José Yarnoz. (Fuente: esMadrid.com - Patrimonio Histórico)



Edificio de la calle Génova, 1 (Plaza de Alonso Martínez)


Teatro Lara
Fue construido entre 1879 y 1880 por el arquitecto Carlos Velasco y Peinado.


El teatro se construyó en los bajos de una casa propiedad del promotor de teatro Cándido Lara, por ese motivo se llamó Teatro de Lara. El teatro se inauguró en 1880 con la representación de dos comedias: Un novio a pedir de boca (de Manuel Bretón de los Herreros) y La ocasión la pintan calva (de Vital Aza y Miguel Ramos Carrión). El interior del teatro tiene un patio de butacas, dos pisos de placos y un anfiteatro, destacan los frescos del techo pintados por el artista Contreras.
En 1916, el arquitecto Pedro Mathet y Rodríguez lo reformó, quien retocó la fachada dotándola de un tono modernista.

Instituto Libre de Enseñanza
El proyecto fue realizado por Velasco y Peinado en 1881.


Lamentablemente, como tantos otros proyectos avanzados en España, este primero de un edificio escolar conforme a los principios de la Institución Libre de Enseñanza no prosperó. Los trabajos de construcción, comenzados el 2 de mayo de 1882, pronto quedaron detenidos por falta de fondos. Años después, siguiendo muy de cerca el proyecto primitivo, Velázquez Bosco construiría el original edificio que ha llegado a nuestros días como sede del CESEDÉN. (Fuente: http://www.flickr.com/photos/99737328@N00/681907463)


Carlos Velasco y Peinado fallecerá el 6 de mayo de 1888 sin ver el nacimiento de la Gran Vía.
El Diario Oficial de Avisos de Madrid de mayo de 1888 publicará esta esquela:


Será su hijo, Carlos Velasco Peyronnet, quien defenderá el proyecto primitivo ante el Gobierno de S. M. en 1904, analizando las desventajas de la modificación realizada por Sallaberry y Octavio. (ver documento)

.