24 abr. 2010

La moderna Plaza del Callao

Hemos conocido los orígenes de esta plaza, antiguo arrabal en tiempo de los árabes y lugar donde una vez estuvieron los monjes de San Martín.
Punto de encuentro de las Avenidas de Pi y Margall y la de Eduardo Dato, la Plaza del Callao seguirá sufriendo transformaciones hasta entrado el Siglo XXI.

Tiene el honor de mostrar en su paisaje al otrora flamante Palacio de la Prensa, el Cine Callao, la FNAC y el Corte Inglés. Pero la plaza tuvo en otros tiempos un encanto ya perdido.

El Hotel Florida
En el sitio que ocupa el Corte Inglés, existió el Hotel Florida. Un lujoso edificio del que ya daremos cuenta en detalle; lugar de alojamiento de adinerados y centro neurálgico de reporteros extranjeros durante la Guerra Civil.
En febrero de 1924 se inaugura el Hotel Florida, que ocupaba todo el inmueble construído en la Plaza del Callao, con fachada a la calle del Carmen y lindando con el edificio de la Compañía Adriática de Seguros .

Era obra del arquitecto Sr. Palacios, con un diseño donde dominaban las líneas verticales sobre las horizontales y empleando en la decoración de la fachada gran cantidad de mármol.
La capacidad del hotel era de 200 habitaciones, todas ellas dotadas de cuarto de baño, y los más modernos servicios que requería la época.
El precio de la habitación en 1932 era de 10 pesetas y la pensión completa desde 25 pesetas.

El hotel desapareció en la década de los 60 del Siglo pasado y sobre su solar fue construido el edificio de Galerías Preciado, hoy el Corte Inglés.

En las fotografías siguientes podemos apreciar la ubicación del hotel.



A continuación una presentación quemuestra las modificaciones que sufriría la plaza con los años. Así podemos ver la gran farola que la iluminaba en los años 20, cuando el tranvía pasaba por allí desde la calle Preciados; el tráfico de coches que hasta hace poco circulaban; la plaza y fuente que llegó a tener, y el maravilloso contraste de edificios que continúan dando fama a esta antigua plaza madrileña.




.

20 abr. 2010

La antigua Plaza del Callao

La Plaza del Callao, tan transitada hoy en día por quienes se acercan a ella desde la calle de Preciados, del Carmen o Gran Vía, fue en sus tiempos muy distinta a como hoy la conocemos.

Los monjes de San Martín
El Rey Alfonso VI de Castilla, conquistador de Madrid en 1083, concedió a los monjes de San Martín el privilegio de poblar esta zona madrileña que, según relatos, comprendía un arrabal poblado por cristianos antes de la conquista, cuya presencia toleraban los árabes con la condición de que vivieran fuera del recinto amurallado.

El privilegio de los monjes fue ratificado por Alfonso VIII (nieto de Alfonso VI) en 1126.
El Monasterio de San Martín estaba ubicado en la Plaza de las Descalzas, en terrenos que luego ocupó la Iglesia de San Martín y donde hoy se levanta la que fuera casa del Monte de Piedad (Caja Madrid).

Las eras donde los monjes aventaban el trigo recogido en las huertas y campos colindantes con el Monasterio, estaban ubicadas en la calle del Horno de la Mata (hoy calle Tolosa).

La Plaza del Callao y la mayoría de las calles contiguas estuvieron dentro del Vicus Sancti Martini, que durante mucho tiempo fue llamado Arrabal de San Martín o El arrabal.

Según la tradición, se cuenta que los monjes y el clero de la sacramental de la parroquia evitaron en los primeros años del siglo XIII que Doña Berenguela y su hijo, Fernando III (San Fernando), cayesen en manos de Alvaro de Lara y sus hombres, quienes disputaban a Fernando los derechos a la corona de Castilla.
Hubo una gran resistencia y murieron muchos monjes, pero las campanas del monasterio dieron toques a rebato, recibiendo auxilio del Alcalde de la Villa y otros caballeros y hombres de arma, que ganaron la contienda.

En recuerdo al suceso se levantó una cruz de piedra en el lugar de la refriega. En cada aniversario los monjes en procesión iban hasta la cruz y allí oraban en memoria de sus compañeros.

Al pie de la cruz estaba esculpida la siguiente leyenda:

"Aquí murieron algunos de nuestros monjes y varios domésticos de este priorato con muchos hermanos de la Cofradía del Santísimo Sacramento, en defensa de la señora reina Berenguela y de su hijo el Rey San Fernando librando los de la fracción de los Lara que los tenían rodeados a sus altezas en la Ermita Real"

A finales del Siglo XIII el "arrabal de San Martín" fue incluido dentro de la cerca (1), desapareciendo la cruz de piedra. Fue sustituida esta por una de madera a la que acudían en procesión cada año los tiempos de Fernando VII, luego se perdió la tradición.


Calle del Postigo de San Martín
(1) La cerca a que nos referimos iba por entre las calles de Jacometrezo y Preciados, abriéndose un postigo para facilitar la salida al campo.
El postigo estaba ubicado aproximadamente frente al Palacio de la Prensa, en lo que hoy es la Plaza del Callao.

Vecinos de esta calle
El tiempo y las reformas han sepultado en el recuerdo las casas de otros tiempos que ya no existen. Otras sí que están y rememoran aquel Madrid de épocas lejanas. Pero los que se han perdido, afortunadamente no del todo, son los vecinos de esta calle del Postigo de San Martín.
Su recuerdo queda reflejado en los documentos que conserva la Biblioteca Nacional de España.
No podemos ponerles cara pero sí sabemos sus nombres y profesión.
  • D. Pedro Bonifacio Gorrón de Cisneros, Postigo de San Martín nº 2 - Agente Fiscal de Nueva España y Secretario de la Real Academia de Derecho Patrio (Guía de Litigantes y Pretendientes - 1796)
  • D. Santiago Fernández de la Reguera, Postigo de San Martín nº 25 - Agente del Número de Indias con Real título de S. M. (Guía de Litigantes y Pretendientes - 1796)
  • D. Juan Antonio Cuerbo, Postigo de San Martín nº 24 - Teniente de Arquitecto y Fontanero mayor (Guía de Litigantes y Pretendientes - 1830)
  • D. Francisco Javier Lopez Isidro, Postigo de San Martín nº 23 - Abogado de los Reales Consejos y del M. I. Colegio de Madrid (Guía de Litigantes y Pretendientes - 1830)
  • D. Pedro Perez Llanos, Postigo de San Martín nº 18 - Escribano Incorporado en el Colegio de Madrid (Guía de Litigantes y Pretendientes - 1830)
  • D. José Cafranga, Postigo de San Martín s/n - Secretario de Cámara de Gracia y Justicia, Real Patronato de Castilla (Guía de Litigantes y Pretendientes - 1831)
  • Ilmo. Sr. D. José Gonzalez Maldonado, Postigo de San Martín nº 24 - Secretario del Real Patronato de Aragón (Guía de Litigantes y Pretendientes - 1831)
Y así podríamos continuar citando nombres hasta llegar al de D. Francisco Pi y Margall, que tuvo su primer domicilio en esta calle.


Nacimiento de la Plaza del Callao
La plaza nace en el año 1886. Hasta ese año el espacio de la plaza estaba ocupado por varios inmuebles de la calle Preciados y del Carmen.
Al reformarse las calles de Postigo de San Martín, Preciados y del Carmen, se creó la Plaza del Callao.

La fotografía inferior muestra la plaza en 1910, antes de acometerse las obras del primer tramo de la Gran Vía.
Es bien visible la cúpula y tejados del edifico que linda con el Cine Callao.





















La 'Guía de Litigantes y Pretendientes' del año 1842 habla de la delimitación de los barrios, que así estaba:


Recordar aquel Madrid es apasionante, y más la historia de nuestra Gran Vía, que fue llevándose a su paso calles y casas, camino al desarrollo de una ciudad moderna.


.

La hija de Miguel de Cervantes en la Red de San Luis

Aunque parezca una anécdota, en verdad doña Isabel de Cervantes Saavedra, hija legítima del autor del Quijote, vivió en la antigua Red de San Luis.

Así queda reflejado en la "Escritura de las Capitulaciones celebradas para el Matrimonio de Doña Isabel de Cervantes Saavedra...". (ver documento)

El documento, encontrado en 1853 a raíz de un pleito, está fechado en Madrid el 28 de agosto de 1608, y en él se aportan datos sobre el lugar de residencia de la hija de Cervantes y de la hija de esta, Isabel Sanz de Saavedra (1607-1622), fruto de su primer matrimonio con D. Diego Sanz. 

Isabel de Cervantes Saavedra se casará con el escribano Real D. Luis de Molina en la fecha mencionada. Molina fallecerá el 23 de enero de 1632 dejando a su esposa en testamento una casa de la calle del León esquina con la de Franco. 
En esta casa fallecerá en 1616 Miguel de Cervantes Saavedra.

El capitán Juan de Urbina, secretario de Cervantes y del Príncipe Filiberto de Saboya, donará a Isabel Sanz de Saavedra una finca ubicada en la Red de San Luis, frente a la calle de los Jardines y lindera a las casas de Juan García. 
La niña será heredera de esta casa, y a su muerte, contando tan sólo catorce o quince años, el bien pasará a su madre, Isabel de Cervantes Saavedra, a su padrastro, Luis de Molina, y a su abuelo, Miguel de Cervantes Saavedra.

Muerta la niña, Juan de Urbina reclamará la finca, sin embargo este pleito no se llevará a cabo.

La casa de la Red de San Luis
Existen documentos que hacen referencia a la finca que ocupó la hija de Miguel de Cervantes.
Se sabe que al menos vivirá en esta casa entre 1607 y 1632.

Así lo dejará registrado Octavio de Toledo:

< (Al fol. 178 vuelto de este vol. ms. que se conserva el Est. 2, nº 303, se halla el asiento siguiente:)
< Un casa de Luis de Molina sc.no y de D.ª Isabel de Saabedra su muger: tassada en 48 ducados se subió a 55 ducados.> (Esta casa es el núm. 18 de la manzana 343 de la Planimetría de Madrid.)>>


A este asiento le precede:


Según la Planimetría de Madrid, la casa de Isabel de Cervantes Saavedra estaba ubicada en el nº 18 de la manzana 343 (marcado en el plano con un círculo)


Se decía en su momento que Isabel de Cervantes Saavedra había ingresado en el Monasterio Trinitario Descalzo. Si acaso podemos decir que de estar enterradas ella y su hija en el Monasterio, será como seglares y bajo su voluntad expresada, no como religiosas.
.


.